WhatsApp

686913171

Email

info@fisicoemocionalmg.es

Horario

Lun - Vier : 09:00 - 20:00

Parece que puedo veros a algun@s diciéndome:”¿qué dices Mar?, ¿ qué es eso de “la vida sin mi”?. Yo soy yo y mi vida es mía”

Permitirme reflexionar sobre esto.

Llevo semanas viendo a personas agotadas, adoloridas, con una sensación de cansancio mental, viviendo, no, mas bien sobreviviendo y además siendo consciente por diferentes motivos.

Una parte de mi trabajo consiste en trabajar con gente en esta tesitura, pero es cierto que después de la pandemia, muchos meses después, el agotamiento mental y la incertidumbre entre otras cosas ha hecho que sea mucho más evidente y multitudinario el número de casos, remitiendo lo mismo que os cuento.

Sigamos.

Una de ellas recuerdo (me centraré en este blog en ti) y si os sirve… que hablaba tan rápido, tan atropelladamente, casi sin respirar que varias veces tuve que decirle:” déjame hablar, por favor”, porque necesitaba preguntarle algo o comunicarle algún dato y era imposible. A la segunda paró bruscamente de hablar, con los ojos abiertos y las cejas levantadas. Me dijo con voz nerviosa, agotada, sabiendo a que me refería:” discúlpame tengo ansiedad”.

Ella no recordaba, pero, lleva años viniendo donde mí y yo lo sabía. Así que le dije que había tenido un Déja Vú, (termino acuñado por el investigador psíquico Émile Boirac, que significa “ya visto”),así fue.

Me vi en la tesitura de volver a hablar con ella de lo mismo que una y otra vez le había comentado. Su ansiedad.

¿Cuánto tiempo llevas con ella?, ¿recuerdas que lo hemos hablado otras veces?¿sabes que te produce la ansiedad? ¿es por lo que hablamos o es alguna situación nueva?….muchas preguntas se me agolparon en ese Déja Vú. Necesitaba preguntárselas, soy naturópata como sabéis, podría facilitarle alguna técnica que la aliviaran, ya fueran físicas, mentales e incluso derivarla algún especialista.

Mientras pensaba todo esto y justo al ir hablar, me detuve pensando en lo joven que era, ¿ cómo podía vivir así?, ¿ cómo después de tanto tiempo seguía inmersa en esa vorágine?, ¿ cómo ella por si misma y siendo como digo consciente, no decide ponerle fin o por lo menos empezar un camino?… En vez de todo esto, la dije.” ya, ya veo que es ansiedad”. Seguí trabajando, pensé que después de todo este tiempo no debía decirle lo que ella tan rigurosamente claro, me había dicho, ya que al ser consciente, mi trabajo en ese mismo instante había acabado. Creí en ese momento, que lo mejor para ella era escucharla, así que guardé silencio.

Como suele pasar en estos casos, necesitan hablar y al final te contestan sin querer a cada una de las preguntas que tú interiormente mueres por hacer.

Escuché y razoné en silencio cada frase que me decía.

“Su vida sin ella”, este es el resumen de lo que pensé le pasaba.

Por eso el título del blog de hoy.

Dicho por ella: no vive la vida que quiere, tiene miedo al futuro ( como tod@s supongo), se queja de las cosas que no le gustan ( eso está bien, hasta un punto la queja sirve de revulsivo para avanzar), en este caso ella está instalada ahí.

Su cuerpo no le gusta, piensa en operarse, no tiene dinero, pero el gimnasio es una opción que no contempla porque y cito literal:” yo prefiero que me lo hagan”. Su trabajo ha empeorado con la pandemia, sabe que la solución es… , ha decidido dejarlo tan cuál, y se arreglará total ha hecho cuentas y la pensión la llegaría para vivir. Y así sucesivamente…

Creo que habéis entendido a esta altura a lo que me refiero con el título de hoy.

Vivir la vida con uno mis@ significa, atenderte, cuidarte, darte prioridad, mejorarte en la medida que puedas. No necesitas ser catedrático, estudiar en la Universidad o ser una eminencia y tener un cerebro….Ná!

Solo necesitas saber quién eres, tener claro tus fortalezas y las desventajas que tienes al ser tú. Siento decirte que tod@s tenemos luces, sombras y van en la misma medida, que la vida es muy sabia y busca siempre el equilibrio.

Sabiendo lo bueno potenciarlo y generar lo más que puedas en ese mismo sentido para que la vida te traiga más fortalezas. Las sombras una vez descubiertas, enfrentadas, lavadas, centrifugadas se ponen a secar hasta que pierdan poco a poco ese color chillón que te fastidiaba…la vista.

Intentar llegar a lo más, dentro de la parcelita que sea. Si eres ama de casa, se una gran ama de casa, que te sientas satisfecha contigo aunque nadie te lo diga. Aunque nadie reconozca algo, no significa que no sea, recuerda que el valor te lo das tú.

A lo que me refiero es a mejorarte, da igual cuanto tardes, en lo que sea, pero focaliza y a por ello

En mi caso yo lo intento, es lo más que puedo deciros, pero, no dejéis que la vida os lleve por donde quiera sin luchar, porque el cerebro tiende a ir a lo más sencillo, lo que no le saque de la zona de confort, a que sigas afligida pensando que no hay salida aun estando sentada encima de ella, porque así no se esfuerza.

Si no sois conscientes, obvio no lo sois….pero, si en algún momento veis claramente la necesidad de mejorar en cualquier aspecto de vuestras vida hacerlo, intentarlo, que se os quede un “lo intenté”, en vez de un “isi…”horrible.

La ansiedad es el exceso de futuro, señal de que no estás en tu presente. Y el presente construye futuros…

En el presente luchado no hay muchas cosas malas que lleguen al futuro, pero, os aseguro que un presente poco currado, trabajado, integrado, mascado, perdonado,… lleva a la desgana, apatía, ansiedad, depresión, frustración, desequilibrios, pesos no saludables,…se desencadenan somatizaciones de todo tipo.

La vida es un libro, que se va escribiendo hoja a hoja y lo controlemos o no, de ahí dependerá el final.

Namasté

Mar González

Recommended Articles

4 Comments

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.