WhatsApp

686913171

Email

info@fisicoemocionalmg.es

Horario

Lun - Vier : 09:00 - 20:00

El otro día en Instagram una chica a la que llamaré Sr. X, vio una historia donde además se decía que si me hablaban en privado podían contarme algo y yo subiría un blog que podría leer con posterioridad dando mi opinión al respecto y eso hizo.

Aquí está.

Al parecer,  cuando conoce a un chico directamente le saltan las alarmas, ya que le viene  la idea de que  podría estar frente una futura pareja. Esto puede no chirriar del todo, pues  al ver alguien muy afín, al que  además es patente que gustamos, podría darse el caso de fantasear con  esa lejanísima posibilidad de que podría ser un futuro…

…pero, ¿qué pasa si te cazas haciendo esto desde el mismo momento que le conoces?, ¿y si te ves forzando en tu cerebro que esto pase?, ¿y si resulta que con el tiempo te das cuenta que no es lo  que  pensabas y aún ahí, sigues intentando que encaje?  Si cualquiera que se te acerque, para ti es una posible pareja encaje en tu vida o no, incluso sea de tu agrado en un primer momento y después no.  ¿Qué pasaría?

Casi sin saber por qué, aguantas más de lo que deberías, porque al darte cuenta que no encaja contigo, sigues y sigues buscando esa posibilidad… Espero haber resumido tu historia en la que acabas preguntándome Mar, ¿por qué?

Y como prometí aquí tienes mi opinión, discúlpame por lo que vas a leer.

Apego ansioso, dependencia, necesidad de no estar sola, necesidad de que te den el valor externamente porque por alguna razón no consigues dártela a ti misma y todo se reduce a una falta de autoestima y autovalor. Suena muy duro lo sé, aunque me lo debes permitir, porque la “ayuda” debe venir de la más rigurosa sinceridad y aquí solo tengo unas líneas para hacerte consciente o mejor dicho para elevarlo a ese nivel, ya que estoy segura de que tú ya sabes que algo así te pasaba. No sé qué me da, que  sí sabías y solo necesitabas confirmación, quizás una indirecta petición de ayuda y créeme que aquí está.

Te daré una buena noticia, todo esto tiene solución. Probablemente desde la infancia-adolescencia hemos tenido temas sin solucionar que arrastrados desde años y años, has llegado a esta situación y lo estás focalizando en las relaciones o por lo menos donde te preocupa más es en esta parcela de tu realidad. Aquí quizás escribí de más, pues no sé nada de este tiempo, pero lo que sí sé es que las personas como tú se mueven entre lo que querrías, la realidad con la que te peleas, la frustración ya que el exterior que persigues huye de ti, cada vez vas sintiéndote menos digna de encontrar tus anhelos y por eso accedes a relaciones cada vez más tóxica. Una manera como otra cualquiera (hay muchas, no eres ni la primera ni la última) de lesionarte a ti misma. Los resultados sin que me cuentes los sé, pero, es la “pescadilla que se muerde la maldita cola”.

Recapacita lo que has leído, hablemos, el trabajo constante a partir de que tú decidas, será la “piedra filosofal que todo lo convierte en oro”. Yo estoy dispuesta, si tú estás dispuesta a poner todo de ti. Vaciarse para después llenarte.

¿Te atreves?

Namasté.

Mar González

Recommended Articles

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.